Redirección 302

Quizá ya conozcas las redirecciones 301 pero, no es el único tipo de redirección que se puede realizar en un proyecto SEO, también existen las 302 y como estás aquí porque no sabes que son, sigue leyendo y descubre si realmente son lo que necesitas o no.

¿Qué es una redirección 302?

Es una redirección temporal que te permite hacer modificaciones y correcciones en tu página sin perder tu posición en los resultados de búsqueda, en otras palabras, es decirle a los buscadores que una URL que ya está indexada, va a enviarte a otra durante un período de tiempo determinado por ti.

Cómo realizar una redirección temporal 302 en .htaccess

Primero debes acceder a nuestro archivo .htaccess, que normalmente se encuentra en el directorio raíz de nuestro sitio web. Si no lo encuentran, no se preocupen, pueden crearlo fácilmente.

Una vez que tengas el archivo .htaccess abierto, simplemente escribe el siguiente código:

  • Redirect 302 /antigua-pagina/ http://dominio.com/nueva-pagina/

«/antigua-pagina/» es la URL que queremos redirigir y «http://dominio.com/nueva-pagina/» es la nueva URL a la que queremos enviar el tráfico. Es importante recordar que esta redirección es temporal, por lo que cuando eliminemos la redirección, todo volverá a la normalidad.

Casos de uso de las redirecciones 302

Bien, ahora que tienes claro qué es una redirección 302, veamos en qué casos puede resultarnos útil:

  1. Corrección de errores en una página: Imagina que has detectado un error grosero en una de tus páginas y necesitas arreglarlo urgentemente. Mientras te pones manos a la obra, puedes redirigir temporalmente el tráfico hacia otra URL para que tus visitantes no se encuentren con el desaguisado. Una vez solucionado el problema, eliminarás la redirección y todo volverá a la normalidad.
  2. Ataque a la página web: Nadie está a salvo de un ataque cibernético. Si has sido víctima de un hacker y algunas páginas de tu web han sido comprometidas, puedes utilizar una redirección 302 para minimizar los daños mientras trabajas en la restauración. Así mantendrás a salvo a tus usuarios y podrás solucionar el problema sin perder tu posición en los resultados de búsqueda.
  3. Homepage multilingüe: Si tienes una página web con versiones en varios idiomas, puedes aprovechar la redirección 302 para enviar a los usuarios a la versión de la homepage en su idioma. De esta manera, Google y otras grandes compañías hacen la jugada, asegurándose de que los usuarios encuentren la información en su lengua materna sin perder la versión original.
  4. Landing page temporal: ¿Vas a lanzar una campaña promocional por un tiempo limitado? Entonces puedes crear una landing page específica para esa campaña y redirigir temporalmente el tráfico desde la página principal hacia ella. Así dirigirás a tus usuarios directamente a la oferta sin perder el posicionamiento de tu página principal. Cuando la campaña termine, simplemente eliminas la redirección y todo vuelve a la normalidad.

Limitaciones de las redirecciones 302

En el apartado anterior has conocido diferentes casos en los que puedes beneficiarte de las redirecciones 302 pero… ¿Qué limitaciones tienen?

  • Para empezar, las redirecciones 302 no heredan autoridad ni fuerza de SEO a la nueva URL. Esto significa que cuando elimines la redirección, tu página no mantendrá su posicionamiento en los resultados de búsqueda. Así que ten cuidado al usarlas en cambios de dominio, ya que podrías perder todo tu trabajo duro de SEO.
  • Además, Google tiende a pensar que la antigua URL aún debe aparecer en los resultados de búsqueda cuando se utiliza una redirección 302. Esto puede confundir a los motores de búsqueda y afectar negativamente a tu visibilidad en línea.

¿Cuándo no usar las redirecciones 302?

Las redirecciones 302, pueden ser bastante prácticas en ciertas situaciones. Sin embargo, hay momentos en los que no deberías usarlas, por ejemplo:

  • Si estás corrigiendo errores en una página, es posible que quieras redirigir temporalmente el tráfico hacia otra URL mientras solucionas los problemas. Pero ten en cuenta que esta redirección no transferirá ninguna fuerza de SEO ni autoridad a la nueva URL. Así que, si estás buscando mejorar tu posicionamiento, es mejor evitar las redirecciones 302 en este caso.
  • Otro momento en el que deberías pensarlo dos veces es cuando tu página web ha sido víctima de un ataque. Si quieres minimizar el impacto del ataque, puedes usar una redirección 302 mientras restauras las páginas afectadas. Sin embargo, recuerda que esta redirección no protegerá tu página de futuros ataques. Así que, asegúrate de tomar las medidas necesarias para fortalecer la seguridad de tu sitio web.
  • Además, si tienes una página de inicio en varios idiomas, es posible que estés tentado a usar redirecciones 302 para dirigir a los usuarios a la versión en su idioma. Sin embargo, esto puede generar problemas de rastreo para los motores de búsqueda, ya que no podrán indexar correctamente todas las versiones de tu página de inicio. En lugar de eso, te recomendaría considerar otras opciones, como el uso de etiquetas hreflang.

Otros conceptos del Diccionario SEO